UTAC: En promedio 2 pacientes diarios llegan con Accidente Cerebro Vascular al Hospital

neurologia

Más de 600 pacientes con ACV, son los anualmente recibe la Unidad del Tratamiento del Accidente Cerebrovascular (UTAC) del Hospital Base San José Osorno, es decir, en promedio, más de 2 casos diarios. Una enfermedad que cada vez es más frecuente, no distingue edad y donde el tiempo de consulta es clave para su tratamiento.

En palabras simples, un Accidente Cerebro Vascular (ACV) ocurre principalmente cuando se presenta una obstrucción del flujo de una arteria del cerebro. Esto genera daño cerebral que en que, en algunos casos, puede dejar a los pacientes con secuelas y en casos más graves, provocar incluso la muerte. Mucho depende de tiempo.

“En neurología tenemos una frase muy marcada como es la de ‘El tiempo es Cerebro’, eso quiere decir en la práctica, que el paciente que tiene un síntoma, tiene que consultar lo más rápido posible al dispositivo de salud que tenga más cercano y así llegar a nuestro Recinto y tener un tratamiento rápido. Lamentablemente el minuto que se pierden en la evolución de los síntomas, son también daños profundos en la parte cerebral”, enfatiza el Dr. Patricio Sotomayor, Neurólogo, Subjefe de la Unidad de Neurología del HBSJO.

“Nosotros tenemos un tiempo muy acotado con los pacientes, para hacer un tratamiento eficaz y cambiar un poco el pronóstico de un ACV, este tratamiento es el denominado de Trombólisis. Esta permite liberar la arteria que está comprometida y pueda recuperar el flujo de la sangre y para eso, nuestro tiempo de acción ideal es ojalá de no más allá de 3 horas de evolución desde que aparecieron los síntomas y ojalá no más allá de 4 horas y media”.

Los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares son los mismos que determinan la incidencia de infarto cerebral, por ende, algunos factores de riesgo están asociados a conductas de estilo de vida como el tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, obesidad y hábito sedentario y también factores fisiológicos tales como la hipertensión arterial, fibrilación auricular, diabetes, dislipidemia.

Estas enfermedades mal cuidadas se transforman en factores de riesgo que pueden tapar las arterias y normal circulación, que tienden a generar problemas en la parte vascular y que genera problemas a nivel cerebral.

“Lo más grave de un ACV es llegar al fallecimiento, nosotros teníamos una tasa anterior al 2013 con una mortalidad que bordeaba el 40%, pero después de la creación de la UTAC y mejorando los tratamientos más oportunos lo hemos bajado al 28% aproximadamente. Por eso insistimos en la consulta precoz porque lamentablemente, si el paciente no es tratado a tiempo, puede quedar con secuelas prolongadas como las motoras de desplazamiento, del habla, de la alimentación y ahí lo que más se pierde es el tema de la autonomía, el hacerse dependiente de otra persona”, explica el Dr. Patricio Sotomayor.

Atención a las señales

El National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS) americano establece cinco signos/síntomas que deben advertirnos de la presencia de ictus (2009):

  1. Pérdida de fuerza repentina en la cara, brazo o pierna, especialmente si es en un sólo lado del cuerpo.
  2. Confusión repentina o problemas en el habla o la comprensión de lo que le dicen.
  3. Pérdida repentina de visión en uno o en ambos ojos.
  4. Dificultad repentina para caminar, mareos, o pérdida del equilibro o de la coordinación.
  5. Dolor de cabeza fuerte, repentino, sin causa conocida.

De acuerdo al especialista, las señales son bien marcadas, por lo tanto, la consulta debe ser oportuna. “Son síntomas de presentación muy brusca, ya sea caminando, trabajando, haciendo deporte, vida de casa y son de presentación brusca como el caso de trastorno de habla, dificultad para hablar, tragar; tener falta de movilidad de una parte del cuerpo, perder sensibilidad en una parte del cuerpo, generalmente son síntomas muy notorios”

UTAC

“La idea es que el paciente que sienta alguno de los síntomas de ACV en el minuto pueda acercarse, aunque sean menores, porque uno no sabe si esos síntomas menores se agravan en un síntoma más profundo.  En resumen, que las personas hagan una vida saludable, en el sentido de la alimentación, de la actividad física y primordialmente si el paciente tiene una enfermedad crónica que la ordene y asista a su Cesfam más cercano para sus tratamientos”

“En el Hospital Osorno, tenemos un sistema más armado, desde la urgencia, para recibir a los pacientes oportunamente y ser tratados lo más rápido que se pueda. Nosotros contamos con una unidad desde el año 2013 (UTAC), también tenemos la posibilidad de tener un neurólogo residente, eso quiere decir que hay un neurólogo 24 horas los 7 días de la semana en el Hospital de Osorno y que estamos para recibir a los pacientes de cualquier parte de la provincia”, finaliza el especialista.

 

 

Scroll Up